Nuestro glorioso hermano Howard Fast, Janucá 5780

Por Marcelo Birmajer, especial para Sha. 24.12.2019. Janucá 5780

            En 1948, en plena guerra de Independencia de Israel, Howard Fast publica la que probablemente sea su mejor novela: Mis gloriosos hermanos. También probablemente sea la mejor narración laica del siglo XX de la historia de Janucá, la rebelión de los judíos, liderada por Yehuda, el macabeo, por la identidad y por la libertad, contra los seléucidas de Antíoco, hace más de dos mil años, que recordamos, conmemoramos y festejamos en estos días finales del año 2019. Hay pocos libros que un autor se atreva a decir que “hay que leer”; son tantos los que deberíamos leer, que elegir algunos parece una tarea más allá de las capacidades humanas. Pero Mis gloriosos hermanos de Fast es el libro que yo le regalaría a cualquier chico en su bar mitzvá, y luego en su casamiento, y se lo volvería a regalar cuando naciera su primer hijo y una vez más cuando se convirtiera en abuelo. Es un libro, en mi opinión, que un judío debe leer. Hay mucha similitud, en la Historia, entre estas dos experiencias en que nuestro pueblo enfrentó, alzado en armas, decidiendo su destino a todo o nada, la posibilidad de ser exterminado o perder su identidad, la amenaza de un enemigo evidentemente más numeroso y mejor armado: la lucha por la independencia de los macabeos y la guerra de Independencia de Israel. Fast lo comprendió, y lo escribió, sobre el mismo horizonte de los hechos. Y su propia historia personal es a la vez una saga de dignidad y libertad: la cuenta en su libro autobiográfico El dios desnudo. Habiendo nacido judío en un barrio pobre neoyorquino, como tantos otros hebreos imbuidos de los ideales mesiánicos y proféticos de justicia e igualdad, nos revela Fast, se afilió erróneamente al comunismo y pagó un alto precio por ello. Pero nunca renegó de su identidad judía, nunca abandonó la lucha de su pueblo. Es probable que ese abrazar el ideal sionista lo haya salvado, precisamente, de la opresión de ser comunista y especialmente del auto odio. Mientras que muchos judíos marxistas de corte stalinista o tercermundista, renegaron de su pueblo, de Israel, y del sionismo, y se hundieron en un auto odio indigno, Fast avanzó en la narración de la historia de los judíos, en el reconocimiento de sus verdaderas circunstancias, y escribió ese libro demoledor contra el stalinismo y el comunismo: El dios desnudo, en 1956. Del mismo modo que Mis gloriosos hermanos es una de las mejores ficciones históricas referidas a Janucá, El dios desnudo es uno de los mejores ensayos, estrictamente realista e histórico, sobre la perversión del comunismo stalinista, y el antisemitismo y antisionismo soviéticos. Las velas que permanecieron encendidas en el templo de los macabeos, cuando ya no había aceite, contra toda esperanza, es también la llama que brilla en cualquier alma judía, hasta que encuentra su camino, por muy confundida que esté.

Hoy, en este Janucá 5780, desde la diáspora, junto a un Israel libre e independiente, enfrentando nuestros propios desafíos, podemos releer, en nuestra biblioteca SHA y online, las maravillosa obra de nuestro glorioso hermano Howard Fast: Mis gloriosos hermanos. Y aparte les recomiendo El dios desnudo. La novela nos recuerda la épica de hacer frente a los enemigos que quieren destruirnos u obligarnos a renunciar a nosotros mismos. El ensayo, nos advierte sobre cuando nos convertimos en nuestro propio enemigo. Janucá Sameaj.



× Chat Online | Atención al Socio