¿Por qué los Macabeos no están en la Biblia?

Por Rachael Turkienicz

Los Libros Primero  y Segundo de Macabeos contienen los relatos más detallados de las batallas de Judá, el Macabeo y sus hermanos por la liberación de Judea del dominio extranjero. Estos libros incluyen en ellos las primeras referencias a la historia de Jánuca y la reinauguración del Templo, además de la famosa historia de la madre y sus siete hijos. Y, sin embargo, estos dos libros faltan en la Biblia hebrea .

Para comenzar a abordar la cuestión de esta omisión, es importante comprender la formación del canon bíblico hebreo. La palabra “canon” proviene originalmente del griego y significa “estándar” o “medida”. Cuando se hace referencia a un canon de las Escrituras, la palabra se usa para designar una colección de escritos que se consideran autorizados dentro de un grupo religioso específico. Para el pueblo judío, el canon bíblico consiste en los libros que se encuentran en el Tanaj (Antiguo Testamento).

El proceso de canonización de la Biblia hebrea a menudo se asocia con el Concilio de Jamnia (en hebreo: Yavneh), alrededor del año 90 DC. El rabino Yochanan ben Zakkai  logró escapar de Jerusalén antes de su destrucción y recibió permiso para reconstruir una base judía en Jamnia. Fue allí donde el contenido del canon de la Biblia hebrea pudo haber sido discutido y aceptado formalmente. Sin embargo, esta es una propuesta académica que ha perdido adeptos en los últimos años. Sea como fuere, algunos de los debates que rodean estas discusiones, cuando y dondequiera que hayan tenido lugar, aparecen en la literatura rabínica, aunque no tenemos un registro completo sobreviviente de estos debates. Por lo tanto, solo podemos especular sobre por qué algunos materiales fueron excluidos de nuestro canon y otros incluidos.

Hay varias teorías para explicar la exclusión de los libros apócrifos. Una teoría es que solo los libros escritos originalmente en hebreo fueron considerados para su inclusión en el canon. Sin embargo, el Libro de Daniel , aunque incluido dentro del canon, está escrito en gran parte en arameo . Aún más problemático es el hecho de que los eruditos creen que el Primer Libro de los Macabeos fue escrito originalmente en hebreo, por lo que cumple con el criterio de idioma para la inclusión y, sin embargo, está ausente del canon bíblico.

Otra teoría para explicar la omisión de los dos primeros Libros de los Macabeos se basa en la datación de estos documentos. Aunque a menudo se supone que el canon bíblico se formalizó en Yahvne, se especula que la lista aceptada de libros existía mucho antes. En otras palabras, quizás la reunión de rabinos en Yahvne heredó una lista de documentos ya reconocidos extraoficialmente como canónicos y simplemente formalizó esta lista.

Si esto es cierto, la fecha relativamente tardía de la revuelta de los macabeos impediría su inclusión en una lista anterior ya aceptada. Sería un libro demasiado «nuevo» para considerarlo seriamente, ya que no tenía una historia que lo basara de manera segura dentro de la tradición. Esta teoría, sin embargo, se debilita severamente a través de una comparación con el Libro de Daniel, ya que Daniel está incluido dentro del canon bíblico a pesar del hecho de que la mayoría de los eruditos fechan este último libro en la época de la revuelta de los macabeos alrededor del 165 a.C., en otras palabras, al tiempo de la historia relatada en los Libros de los Macabeos.

También se ha sugerido que la exclusión de los Libros de los Macabeos se puede atribuir a la rivalidad política que existió durante el período tardío del Segundo Templo entre los saduceos y los fariseos . Los saduceos, clase sacerdotal a cargo del Templo, rechazaron abiertamente las interpretaciones orales que promovían abiertamente los fariseos, la clase protorrabínica. Los macabeos eran una familia sacerdotal, mientras que los rabinos que pudieron haber determinado la forma final del canon bíblico en Yahvne descendían de los fariseos. ¿Es posible que la exclusión de los Libros de los Macabeos fuera una de las últimas disputas en la batalla entre fariseos y saduceos? ¿Se habrían inclinado los rabinos de Yahvne a canonizar un documento que tan claramente elogiaba a la familia sacerdotal asmonea?

Pragmatismo y Política

Quizás la respuesta se encuentre más dentro del ámbito del pragmatismo y la política. Los Libros de los Macabeos describen la revuelta encabezada por la familia macabea contra el rey sirio Antíoco Epífanes . Un par de siglos más tarde, los eruditos judíos se encontraron en Yahvne con el Templo destruido y Jerusalén perdida. Sus circunstancias fueron el resultado de su propia revuelta fallida contra los romanos.

Quizás sintieron que no era prudente promover un texto que anunciaba el resultado exitoso de una revuelta judía. Puede haber representado una amenaza tanto interna como externamente. Los romanos ciertamente no verían con buenos ojos la popularización de tal texto, ya que muy bien podría reintroducir el concepto de revuelta a una población que trata desesperadamente de sobrevivir al devastador resultado de sus propios intentos fallidos. Irónicamente, esta misma lucha interna/externa se encuentra en el centro de la historia de Jánuca, y tal vez fue esta misma lucha que se desarrolla nuevamente en la historia lo que impidió que los textos básicos sobre Jánuca se incluyeran dentro del canon bíblico.

Aunque los Libros de los Macabeos no se incluyeron en la Biblia hebrea, siguen siendo valiosos. Sin embargo, incluso esto es difícil dentro de un contexto judío tradicional, debido a otra cuestión histórica. Los libros Primero y Segundo de los Macabeos se incluyeron en la Septuaginta, la traducción griega de la Biblia hebrea preparada originalmente para la comunidad judía de Alejandría. Sin embargo, la Septuaginta se convirtió en la versión oficial de la Biblia para la naciente Iglesia cristiana. Cuando esto sucedió, su carácter autoritario fue rechazado por la comunidad judía. Irónicamente, los Libros de los Macabeos sobrevivieron porque se convirtieron en parte del canon cristiano, porque de lo contrario, con toda seguridad se habrían perdido a lo largo de los siglos. Pero una vez que ocurrió esta canonización cristiana, estos libros se perdieron para el mundo judío durante muchos siglos.

Hoy hay un interés renovado en estos libros dentro de la comunidad judía. Los estudiantes de historia judía y literatura judía reconocen el valor de estos documentos que se esforzaron tanto en registrar detalles, eventos y personalidades de un período importante en la historia judía. Si bien no se consideran parte del canon en ninguna comunidad judía, los libros se leen y estudian nuevamente para ayudar a enriquecer nuestra comprensión y nuestra celebración de Jánuca.

 

Fuente: https://www.myjewishlearning.com

Imagen: Representación de los macabeos en la sinagoga Or Torah en Acre, Israel. (PikiWikiIsrael)