Purim 5780: entre el pasado y el presente

Por Brian Frozmowicz, especial para Hebraica.

Todos los años durante el mes de adar, el pueblo judío atraviesa Jag Purim,
donde se entremezcla nuestro pasado con un presente resignificado. Son muchas
las enseñanzas y reflexiones que suscita Purim para los iehudim y para la
humanidad. En estas palabras que escribe un judío en 5780, se unen el legado de
Abraham y el lej lejá, las leyes de Moshé, la justicia de Shmuel, la valentía de David
y la inteligencia de Shlomó, pero también las historias de Esther y Vashtí que son
icónicas y sintonizan con el Día de la mujer.
Purim es uno de los tantos ejemplo de la resiliencia del pueblo judío. Refleja
nuestra existencia diaspórica, nuestras vivencias como pueblo distribuido en los
confines de la tierra. En Persia el ministro del rey Ajashberosh, Haman, procuraba la
eliminación física del pueblo judío. No menor el dato de su linaje. Así es que en la
Meguilá leemos que era heredero de Agag, del pueblo de Amalec, que había sido el
primero que había atacado a los hijos de Israel en el desierto. Hay una constancia
de la persecución hacia los iehudim que atraviesa el tiempo.
Haman es asesinado y el pueblo judío se salva. Uno de los aspectos más
significativos de este jag es la alegría. Ese sentimiento es propio de quien está
orgulloso de su identidad. A veces uno niega sus raíces, esconde su ser, su
personalidad. Esther en cambio reivindica quién es . Hineni. Aquí estoy y esta es mi
identidad, mi historia, mis raíces, mi familia. Este es el dilema de la historia del
judaísmo.
Podemos repasar ampliamente hechos que nos pueden llevar a una sola
conclusión: los judíos han luchado por mantenerse como tales, por no renegar de
quienes eran. Es el mensaje de Purim, como es el mensaje de Janucá, como
también lo encontramos en las luchas contra los romanos, en la historia de Iojanan
Ben Zakai y su academia de Yavne, en el ejemplo heróico de los sefaradíes durante
la Inquisición, en la resistencia a los pogroms y en todas las formas de lucha contra
el nazismo.
En la actualidad esa lucha es la defensa del Estado de Israel. Las nuevas
formas de opresión contra la identidad judía se observan en aquellos que instaban a
tirar a los judíos al mar y que actualmente conforman organizaciones terroristas, en
la deslegitimación de Israel en los ámbitos académicos, políticos, sociales, y en las
redes virtuales, en los boicots comerciales y la discriminación antisionista.
El Estado de Israel es la salvaguarda existencial del pueblo judío y de los
valores humanistas y democráticos. Tanto en el pasado sin un Estado como en el
presente, los judíos enfrentamos dificultades que atentan contra nuestro carácter
identitario y nuestra existencia.
Actualmente Israel vive una crisis por el Coronavirus. Sin embargo, no se
queda de brazos cruzados y este desarrollando la vacuna; que, una vez más, con

en el caso de la vacuna contra la polio, sería un aporte judío para toda la
humanidad. Porque Purim nos habla de la salvación de un pueblo, y es la
insinuación, también, a intentar salvar a todas las personas de buena voluntad.
Jag Sameaj.



× Chat Online | Atención al Socio