Homenaje a Tamara Kamenszain

featured-40689

Poeta, ensayista y docente, Tamara Kamenszain fue una de las autoras clave de la generación neobarroca de los´70 que hasta sus últimos días continuó fluyendo entre el arte, la poesía y el pensamiento. Falleció el pasado 28 de julio a los 74 años. Un mes antes había publicado su último libro Chicas en tiempos suspendidos (Eterna Cadencia, 2021), un conmovedor ensayo en verso que escribió durante la pandemia.

Tamara Kamenszain nació en Buenos Aires en 1947. Estudió filosofía en la Universidad de Buenos Aires. Entre sus últimos libros de poemas se destacan ‘Tango Bar’ (1998), ‘El ghetto’ (2003), ‘Solos y solas’ (2005), ‘El eco de mi madre’ (2010) y ‘El libro de los divanes’ (2015). Entre sus ensayos, ‘Historias de amor y otros ensayos sobre poesía’ (2000), ‘La boca del testimonio’ (2007) y ‘Una intimidad inofensiva’ (2016). Recibió, entre otros reconocimientos, el Primer Premio Municipal de Ensayo, el Tercer Premio Nacional en el mismo género, la beca de la fundación Guggenheim, el Premio Konex de Platino, la medalla de honor Pablo Neruda del gobierno de Chile, el Premio de Poesía Latinoamericana Festival de la Lira, el Premio Honorífico Lezama Lima de Casa de las Américas. Sus libros fueron traducidos al inglés, francés, portugués, alemán e italiano. Impartió cursos, seminarios y talleres en universidades de Argentina, México y Estados Unidos. Fue coordinadora de Actividades Extracurriculares de la UBA, catedrática en la Universidad Nacional de Artes (UNA) y una de las fundadoras de la Licenciatura Artes de la Escritura en dicha universidad.

En 2012 Tamara Kamenszain decidió reunir sus libros de poesía en un volumen que se tituló La novela de la poesía, publicado por Adriana Hidalgo, que recibió el Premio de la Feria del Libro de Buenos Aires al mejor libro del año. Los libros reunidos en este volumen recorren los temas que navegan por toda su obra: la filosofía, el psicoanálisis, la escritura, la vida familiar, sus padres. Reproducimos aquí el poema “Árbol de la Vida” del libro El ghetto (Sudamericana, 2003), incluido en La novela de la poesía y dedicado –poéticamente- a su padre: “A Tobías Kamenszain. En tu apellido instalo mi ghetto”, 

Árbol de la Vida

Mi duelo, lo que estoy viendo

es el Gran Buenos Aires desde un cementerio judío.

Con cara de cansado pasa arrugando un rabino

la página de kaddish en el bolsillo.

En mangas de camisa lejos de esta pira de piedras

asará los restos del domingo sobre otro mausoleo.

En la puerta la florista se persigna

ante un cortejo de parientes y vecinos

solideos improvisados, mujeres de llanto fácil

se congregan en la fila de los deudos

no es por mi duelo, me segregan, los estoy viendo

no me sumo a esa muchedumbre abatatada

me resta a contramano mi pérdida solitaria

por Quilmes y Ezpeleta hasta La Tablada flotando

bajo el humo de chorizos arrebatados, 

de calles barrosas sin apisonar

vías muertas y al final, una tarima evangelista.

PARE DE SUFRIR anuncia la humorada del cartel

cuando piedra sobre piedra entierro

mal traducida la fotocopia del kaddish

en el fondo de mi cartera qué me dice

la tradición a expensas de tu muerte

una verdad menos que revelada

no hay rabino que ayune ganas de saber

no hay duelo lo que estoy viendo es lo que es

calles del Gran Buenos Aires transidas de domingo

un vehículo negro pasea en relieve el nombre de su cochería

de este al otro lado del suburbio lo que estuve viendo

se distancia. En el campo sin límites de la mirada

verde sobre verde avanza el paisaje de todos

todos cuelgan sobre ese horizonte la esperanza de estar vivos

somos una muchedumbre abatatada volcando sobre los colectivos

un pasaje de salida. Me fui del cementerio

yo tampoco merezco otro domingo en tinieblas.

Mi duelo, lo que estoy viendo

será de aquí en más este verdor que te dedico.

Hoy florecen en las copas de los árboles todas mis raíces.

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Nuestro boletín semanal, recargado.
Por Ethel Barylka Los Diez Días de Teshuvá que van desde Rosh…
En un nuevo capítulo de nuestra serie de “pequeñas victorias” para mejorar la “Atención al Socio” en Hebraica, Marina Dodero (la nueva coordinadora del Departamento) acaba de anunciar tres pequeños cambios adicionales a la reapertura de nuestra antigua oficina en la Sede Pilar.

Artículos recientes y sugerencias

El sábado pasado, Hebraica Rugby no solo ganó, ¡arrasó! En un encuentro histórico, la Primera de Hebraica aplastó al equipo de Marcos Paz con un impresionante marcador de 115 a 3. Este triunfo no solo representa una victoria más en la temporada, sino que también marca un hito en la historia del club, siendo la tercera vez que Hebraica supera los 100 puntos en un partido.
Por Rabina Adina Allen La teshuvá es la práctica fundamental de los…