Una reflexión acerca del Pogromo* de noviembre de 1938

featured-42660

Por Mg. Angela M. Waksman

Cada año, cuando se acerca el aniversario del Pogrom del 9-10 de noviembre de 1938 escribo un texto en homenaje a las víctimas de ese terrible acontecimiento. El Pogromo de noviembre de 1938, o su nombre eufemístico “Kristallnacht¨ fue el primer estallido de violencia generalizado organizado contra todas las comunidades judías que se encontraban dentro del Reich (Alemania, Austria).  El incendio de sinagogas, la rotura de los cristales de miles de comercios, la profanación de libros sagrados y el asesinato de 91 judíos , por el solo hecho de serlo,  desató el odio y el fanatismo  que desde el ascenso de Hitler al poder en enero de 1933, se había manifestado en una legislación  antijudía que los excluía paulatinamente de sus actividades y de su ciudadanía, en arianización de propiedades o en actos discriminatorios, además de una propaganda antisemita que convertía al judío en el dueño de todos los males de la sociedad. Pero nunca hasta ese momento de manera mancomunada en todas aquellas ciudades gobernadas por el nazismo se había producido una acción de esas características.  Entre el 9 y 10 de noviembre de 1938 cientos de ciudades volcaron su ira y su furia con el argumento que era una acción espontanea por el asesinato de Ernest vom Rath, un funcionario de la embajada alemana en París a manos de un refugiado judío: Herschl Grynspan de 17 años. El joven había recibido noticias de su familia, de origen polaco pero residentes en Alemania, quienes junto a más de 17000 judíos en la misma condición debían trasladarse a Polonia y que fueron abandonados a su suerte en el límite entre ambos países, ya que no eran bienvenidos en ninguno de ellos. Esta situación generó en él un sentimiento de desesperación que lo llevó a cometer ese acto que según sus palabras quería alertar al mundo de la injusticia que se estaba cometiendo, pero sirvió de excusa para llevar a cabo el ataque masivo contra los judíos.

La prensa internacional no alertó al mundo el atropello cometido y mencionó el acontecimiento de manera casual sin medir la magnitud de lo que estaba ocurriendo y sobre el ataque al que se vieron sometidos los judíos, sus viviendas, sus comercios, sus escuelas, sus sinagogas y sus vidas. Más de 30000 hombres jóvenes judíos fueron llevados a campos de concentración en Alemania con el objetivo de ser usados como mano de obra esclava.

El Pogromo de noviembre quedó en la memoria colectiva como el primer paso al infierno por venir, la Shoá.

Escribo esta reflexión como profesora de historia, especializada en la Shoá y pienso en el dolor y la indefensión de aquellas familias atacadas por la violencia ideológica del nazismo y por la indiferencia del mundo.

Pero a 85 años de esa tragedia, mi mente y mi corazón se sienten profundamente conmovidos por otra fecha que no hubiera querido vivir, ni relatar. Las historias no se repiten de la misma manera y los contextos históricos de hechos que ocurren no son los mismos. El 7 de octubre de 2023 también ocurrió un Pogromo. Fue inesperado, fue contra población civil: jóvenes que disfrutaban de una fiesta por la paz, contra familias que dormían plácidamente en sus kibutzim, contra madres que cuidaban a sus bebes amorosamente en ishuvim del sur de Medinat Israel y que les fueron arrancados de sus manos.

Era un fin de semana de alegría: Shabat, Simjat Torá, la alegría por haber terminado de leer y el comienzo de la lectura de la Torá. Sin embargo, esa Torá tan preciada fue manchada de sangre inocente. La alegría les fue arrebatada, “nos” fue arrebatada al conocer que siempre se puede ser más cruel, más sanguinario, más perverso y que la maldad en este mundo no ha sido erradicada y sin duda no lo será por largo tiempo mientras el mundo siga callado ante estas atrocidades.

Las historias tal como ocurren no vuelven a repetirse, mutan, se transforman y no son comparables, aunque muchos intenten hacerlo. No acuerdo con esa idea. Sin embargo debemos aprender a reconocer más que las similitudes de los hechos acontecidos, las reacciones del mundo ante ellas. Hoy conmemoramos el 85 aniversario del Pogromo de Noviembre de 1938 que abrió las compuertas del genocidio más atroz que sufrió el pueblo judío, en particular pero la humanidad en general. Hoy las circunstancias son distintas tenemos el Estado de Israel que costó tanto establecer, así como lo soñaron nuestros antepasados y por el que lucharon y luchan jóvenes para defenderlo. La lección es no permitir que el odio, la indiferencia y la negación acompañen a un mundo no siempre solidario e imparcial y que los inocentes sean liberados de las garras del mal. Para la continuidad del pueblo judío, pero también para todos los seres de bien que habitan este mundo.

Am Israel Jai!

 

* Matanza, acompañada de pillaje, realizada por una multitud enfurecida contra una colectividad, especialmente contra los judíos.( Real Academia Española)

Angela Pnina Waksman
Magister en Historia con especialización en Historia del Holocausto. Colaboradora permanente del Museo del Holocausto de Buenos Aires, donde dicta cursos, participa anualmente como ponente en las Jornadas Pedagógicas y
forma parte del equipo de redacción de los Cuadernos de la Shoá y del Proyecto Aprendiz.
Dicta el curso anual de Shoá, Memoria y Reflexión en Judaica Belgrano y otros cursos anuales de carácter privado.
Guía de Marcha por la Vida. Organizadora junto a Mario Sinay de viajes educativos a Europa Oriental y Sefarad.

 

Mica Hersztenkraut

Author/Owner

Categorías

Artículos populares

La mesa de roble extrañaba su lugar. Había sido fabricada para reinar…
Clases de golf para todas las edades y con actividades especiales cada…
RIKUDIM Adolescentes y Adultos

Artículos recientes y sugerencias

Por Romina Markdorf* En momentos cruciales del mundo, hay individuos que se…
25 de Marzo 2020 Esta semana se conmemoró un nuevo aniversario de…

La confusión entre "metas" y "perfección" parece, en mi opinión, caracterizar nuestra época.

¡Visita nuestro nuevo sitio beta (aún en desarrollo)... Veámoslo!

Ahora vas a ver la versión beta del nuevo sitio de Hebraica. No es la versión final y aún estamos haciendo muchos cambios. Si sos socio, por favor envianos cualquier comentario o sugerencia o error a socios@hebraica.org.ar - Ahora, clickea para ingresar al sitio.