La balada de Golda Meir y David Ben Gurion

featured-42644

Por Miryam Zakheim

Ella era “sólo una chica de Milwaukee” cuando él ya era el famoso “Ben-Gurion”. Estuvo unos pasos por delante de ella a lo largo de su carrera pública y política. Aun así, Golda Meir y David Ben-Gurion formaron una amistad significativa, que terminó repentinamente debido a un desagradable escándalo político. Después de años de desapego, hacia el final de su vida, Ben-Gurion intentó reconciliarse con ella. ¿Funcionó?

El comedor del Kibbutz Revivim estaba lleno de familiares y amigos de Golda Meir. Los organizadores de este evento, que Golda no permitió que fuera demasiado grande o vistoso, invitaron a “varias personas, cada una de las cuales hizo lo mismo con usted”, para agradecer a la Primer Ministro que hizo de su kibutz su segundo hogar, así como conmemorar los 50 años de su inmigración a la Tierra de Israel.

Entre los participantes se encontraba alguien que hizo el largo viaje desde Tel Aviv, a pesar de su avanzada edad y su frágil salud. Alguna vez fueron amigos muy cercanos, pero un gato negro parecía haberse cruzado en su camino en la última década y apenas habían hablado desde entonces. El “Viejo” destacó entre los allí reunidos por la pequeñez de su estatura y los mechones de cabello blanco que adornaban su cabeza. Era David Ben-Gurión.

El líder de la comunidad judía en la Tierra de Israel durante el Mandato Británico, el primer Primer Ministro del Estado de Israel, el hombre que declaró el Estado y que no dudó en tomar decisiones fatídicas, al final de su vida quedó viudo, enfermo y un poco solo. Vino a mostrar respetos a su vieja amiga y reconciliarse con ella.

Golda Meir y David Ben-Gurion se conocieron por primera vez en 1917 en Milwaukee, Wisconsin. Ella era socialista y sionista, llena de juventud y pasión, y él era un exiliado de la Tierra de Israel que había llegado a Estados Unidos después de que los turcos expulsaran a cualquiera que tuviera un vínculo destacado con el movimiento sionista. Su visita a Milwaukee duró sólo un día, pero fue un día muy significativo para los residentes judíos locales, para quienes los jóvenes sionistas de Palestina debieron parecer mensajeros de otro mundo.

El primer encuentro entre ellos fue unilateral: Ben-Gurion realmente no “conoció” a Golda ese día, ya que ella era parte de la audiencia más amplia que vino a escucharlo, pero ella quedó profundamente impresionada por el hombre que parecía tener un aura de confianza infinita sobre él. Su segundo encuentro fue en Tel Aviv. Golda llegó al país en julio de 1921, junto a su nuevo esposo y su hermana, al final de un viaje lleno de tribulaciones que parecía sacado de un libro popular de aventuras.

Ben-Gurion regresó a la Tierra de Israel en agosto de ese año, después de años de exilio y sin Paula y los niños, que se quedaron en Londres. Vivía en una habitación alquilada en la calle Lilienblum, donde de vez en cuando se reunía un grupo de jóvenes líderes sionistas para escuchar lo que tenía que decir. En una de estas ocasiones, también fue invitada Golda, que había pasado varios años como activista de Po’alei Zion (“Trabajadores de Sión”) en Estados Unidos. Ahora estaba empezando a abrirse camino político y profesional en esta nueva tierra y ni siquiera dominaba el hebreo todavía.

“Entendí muy poco de lo que dijo”, dijo más tarde Golda sobre su primer encuentro en la Tierra de Israel, “pero me impresionó mucho esta persona y cómo la gente lo escuchaba”.

A partir de ahora, sus carreras políticas se desarrollaron por separado, pero se cruzaron en muchos momentos y a menudo se encontraron profesionalmente.

En 1920, Ben-Gurion fue uno de los fundadores del sindicato general de trabajadores conocido como Histadrut y fue nombrado su secretario general en 1921. Incluso en ese momento, ya se destacaba como el líder entre los pioneros judíos de la Segunda Aliá (la ola de inmigración de 1904-1914).

En esos años, Golda era miembro del partido Ahdut Ha’Avoda (“Unidad Laboral”), que luego pasaría a formar parte de Mapai (un acrónimo hebreo que significa “Partido de los Trabajadores de la Tierra de Israel”). Comenzó a destacar entre las organizaciones de mujeres sionistas, primero como miembro del “consejo de trabajadoras” y luego como secretaria del consejo. Posteriormente realizó muchos viajes para participar en actividades de recaudación de fondos y diplomacia en Gran Bretaña, sirviendo como delegada en la conferencia global de la organización de mujeres sionistas WIZO, así como en la 16ª Conferencia Sionista Mundial.

En 1930, Mapai se fundó como una fusión de partidos más pequeños, convirtiéndose a partir de ese momento en el hogar político tanto de Golda como de Ben-Gurion. Ben-Gurion encabezó el movimiento, mientras que Golda quedó en el puesto 20 en la tercera elección a la Asamblea de Representantes, el parlamento interno judío local, lo que le bastó para convertirse en miembro de la asamblea.

Con el tiempo, Golda pasó de ser una admiradora que observaba al líder indiscutible del movimiento desde la distancia a ser una parte inseparable del círculo interno del liderazgo sionista. Más allá de su trabajo oficial, también desarrolló estrechos vínculos con Ben-Gurion y sus socios políticos (incluidos largos y complejos romances con David Remez y Zalman Shazar).

Sólo hacia el final de su vida, cuando ya era ex Primera Ministra y Ben Gurión había fallecido, Golda Meir habló de la profunda conexión emocional que formó con él ya en aquellos primeros años. Antes de esto, se consideraba que tenían una relación profesional entre dos personas que compartían las mismas causas políticas.

Cuando habló del joven Ben-Gurion en una entrevista que concedió al periodista Yaron London en 1974, su voz adquirió una suavidad inusual.

Ella habla de un Ben-Gurion que era un poco diferente a su personaje popular, ya que sólo los más cercanos a él experimentaron los contrastes en la personalidad del “Viejo”. De hecho, era un orador carismático que sufría de ansiedad social: en el escenario, en los discursos públicos, siempre parecía valiente, inspirador y confiado, pero entre su círculo cercano o cuando tenía que hablar con alguien en privado, las cosas eran completamente diferentes. Era sorprendentemente tímido; en reuniones uno a uno, sus palabras se enredaban cuando necesitaba que fluyeran libremente.

Por ejemplo, era muy cercano a Rachel Yanait y Yitzhak Ben Zvi, pero personalmente le dijo a Golda que poco después de llegar al país, dio un largo paseo con Rachel Yanait durante el cual no emitió ningún sonido. Como admitió más tarde: “Entonces no sabía cómo hablar ni de qué se supone que se debe hablar”.

Cuando le ofrecieron ser presidente de la Agencia Judía, pensó que tal vez tendría que ir al Alto Comisionado británico y hablar con él, y compartió sus dilemas con Golda: “¿Cómo puedo hablar con él? ¿Qué le digo”?

Golda contó que Ben-Gurion no era alguien que charlara ociosamente: “Ben-Gurion era en general un hombre que no necesitaba gente a su alrededor. Cada uno de nosotros podría sentarse con amigos y hablar de todo tipo de cosas, incluso sin un propósito, sólo charlar. Ben-Gurion nunca fue parte de eso. Todo el mundo lo sabía: con Ben-Gurion no se charla, se habla al grano. Sobre cosas de las que hay que hablar”.

Ella siguió esta regla no escrita: en las muchas décadas de relación con Ben-Gurion, nunca se le ocurrió ir a su casa para una reunión informal. Si lo hubiera hecho, habría parecido extraño e inmediatamente le preguntaría qué pasó.

Excepto una vez. Un sábado por la tarde de otoño de 1947, Golda recibió una extraña llamada telefónica. Ben-Gurion estaba al teléfono y le pedía que acudiera a él, sin un propósito específico. Cuando llegó, lo encontró en el segundo piso, al que nunca antes la habían invitado. Era una habitación enorme con las paredes cubiertas de libros, y Ben-Gurion caminaba de un lado a otro, inquieto. Le contó cosas que habrían conmocionado a muchos en aquel momento, incluso antes de que naciera el Estado de Israel: “Golda, no duermo por la noche, no sé qué nos pasará. Habrá una guerra, eso está claro, sé lo que tenemos, pero no sé qué será, cómo lo manejaremos”.

“No desprecio a aquellos que tienen miedo”, continuó, “Aquí, [el líder sionista Yosef] Sprinzak tiene miedo, pero tiene el coraje de decir que tiene miedo. A veces hay mucho coraje al decir que tienes miedo. Y ni siquiera Sprinzak sabe todavía cuánto miedo debemos tener”.

Era la primera vez que tenía la sensación de que él no podía hacer frente a los dilemas cruciales por sí solo y que necesitaba a alguien a quien pudiera abrirle su corazón y presentarle sus preocupaciones. Ella era esa persona para él. En esta rara oportunidad, la dejó entrar a un lugar que casi nadie pudo vislumbrar.

Este lado suave de Ben-Gurion fue algo que Golda Meir también presenció después de que se estableció el Estado. Durante la Guerra de Independencia, ella entraba a la habitación y lo veía firmar cartas a los padres afligidos. Éste no era el Ben-Gurion que la gente conocía: el que tomaba las decisiones, el hombre que siempre fue muy obstinado, al que poco le importaba. Aquí, le importaba. Mucho. Y él le dejó ver eso.

Estas anécdotas nos hablan no sólo del mundo interior privado de Ben-Gurion, sino también del lugar que Golda tenía en ese mundo. A pesar de ello, y aunque marcharon juntos por causas comunes durante muchos años, Golda no podía verse a sí misma como su igual. “¿Quién era yo? Yo era una chica de Milwaukee, ¿y él? Él era Ben Gurión”.

En la Casa Ben-Gurion en Tel Aviv, que sirvió como residencia permanente de David y Paula Ben-Gurion desde la década de 1930 hasta que se mudaron a Sde Boker en el desierto de Negev, se pueden encontrar colecciones de fotografías y álbumes junto con voluminosos libros. Estos cuentan la historia de Ben-Gurion, el líder y el hombre, y de sus amplios contactos en todo el mundo. Entre ellas también se encuentran imágenes raras y no oficiales de él con Golda, donde podemos ver algo de su tierna relación.

Los álbumes de fotos se han digitalizado gracias a los esfuerzos de colaboración del Archivo de la Casa Ben-Gurion, el Ministerio de Patrimonio y Jerusalén y la Biblioteca Nacional de Israel.

El 14 de mayo de 1948 ambos firmaron la Declaración de Independencia. Él se puso de pie y declaró el Estado judío, y ella fue una de las dos únicas mujeres judías cuyas firmas se pueden encontrar en ese importante documento histórico. Después de la declaración, de todos los firmantes y presentes en la sala, Ben-Gurion decidió caminar con ella hasta la plaza Dizengoff para encontrarse con la multitud que lo vitoreaba. Les habló con moderación, un líder que entendía el peso y la enormidad del evento y que temía lo que estaban a punto de enfrentar. Fue Golda, que ahora hablaba hebreo con fluidez, quien habló con entusiasmo y pasión, y lo hizo con un fuerte acento americano.

Acto seguido, ese mismo día, partió a recaudar fondos a Estados Unidos a petición de Ben-Gurion, aunque lo último que deseaba era estar fuera del país durante aquel agitado período.

Ella creía incondicionalmente en él y en sus decisiones, y fue ministra en sus (muchos) gobiernos. Incluso si no estaban de acuerdo aquí y allá, ella solía decir que “en cuanto a los grandes objetivos, en el camino que teníamos que tomar, él siempre tenía razón”.

Cuando ella viajaba al extranjero, mantenían correspondencia. A Ben-Gurion le resultó más fácil expresar sus sentimientos por escrito.

“Te extrañamos aquí estos días, todos nosotros, pero especialmente yo. Sin embargo, me parece que la lucha histórica que se libra en Nueva York y Washington requiere su permanencia en Estados Unidos”.

La relación única entre los dos se mantuvo hasta la década de 1960, cuando la política los separó de una manera que Golda no podía imaginar. El “asunto Lavon” fue una crisis política compleja que comenzó con el colosal fracaso de ciertas operaciones de inteligencia en Egipto y continuó dividiendo al liderazgo político de Mapai, lo que eventualmente llevó al final de la carrera política de Ben-Gurion.

Golda lo llamó “la miserable y trágica disputa que no tenía por qué ocurrir”, pero estas palabras no bastan para describir su gran dolor por la ruptura, que consideraba un desastre personal.

En una entrevista desgarradora a Yaron London realizada después de la muerte de Ben-Gurion, ella apenas estaba dispuesta a hablar sobre ese período, que fue terrible para ella. “Siempre entendí los motivos de Ben-Gurion, pero aquí no entendí nada, de principio a fin”.

Después de décadas de estrecha relación y amistad, en las que él influyó profundamente en su pensamiento político y activismo, separarse de él e incluso verlo como si estuviera en el “campo enemigo” era insoportable.

“Ben-Gurion no era ‘vegetariano’ en la guerra partidista, o en la guerra por lo que él pensaba que era lo correcto, y yo tampoco lo era”, le dijo a London con una media sonrisa dolida.

Cuando Ben-Gurion celebró sus 80 años, ella no asistió al evento y él quedó profundamente herido.

Pero ella nunca dejó de apreciarlo. En los eventos electorales de aquellos días, ella habló a menudo de sus enormes contribuciones, e incluso lo llamó “el judío más grande de nuestra generación”. Aun así, la reconciliación fue difícil y sólo se produjo años después.

En 1970, cuando ya era Primera Ministra, Golda pidió a Ben-Gurion que representara al gobierno israelí en París junto con Zalman Shazar en el funeral público de Charles de Gaulle. Pero el verdadero gesto de reconciliación vino de Ben-Gurion, un año después.

En septiembre de 1971 asistió a la celebración del 50º aniversario de la llegada de Golda Meir a la Tierra de Israel. Golda quedó profundamente impresionada por su sola presencia, pero también recibió un regalo: una copia que conservaba de un telégrafo que ella le envió desde América con motivo de su cumpleaños número 75.

“Ninguna disputa que hubo o habrá entre nosotros”, escribió Golda en ese telégrafo, “borrará mi reconocimiento de que tuve un mérito excepcional para trabajar con un hombre que era más responsable que nadie de los que tenemos aquí”.

Más tarde en la fiesta, Ben-Gurion subió al escenario, pero tuvo dificultades para encontrar las palabras sencillas para expresar lo que sentía. Así que, en lugar de eso, leyó cartas en voz alta, cartas que había escrito en el pasado, ya sea para ella o sobre ella.

El primero contenía palabras que le escribió a [el diplomático israelí] Abba Eban: “Golda es más importante para Israel que unos pocos millones de dólares, así que deberías hacer lo mejor que puedas para que no trabaje… y descansar un poco durante su estancia en Inglaterra”.

La segunda fue una carta que él mismo le envió, mientras ella estaba en Estados Unidos: “Querida, amada Golda, conocí tu secreto. Este año has cumplido 60 años, aunque sé que no quieres celebrar tu cumpleaños, ya que no te gusta la publicidad y las celebraciones personales. Pero después de todo, no puedes impedirme felicitarte y decirte lo que siento, que tu cumpleaños no es más que una oportunidad conveniente para revelar algo de mi aprecio, amistad y amor… una figura ejemplar, una buena amiga, estricta y compasiva. … Te veo, y no estoy solo, en pleno poder creativo, y mis más fieles esperanzas para ti de que tu fuerza dure muchos años más, y la confianza y el aprecio que la mayoría del pueblo de Israel, así como de los judíos estadounidenses sienten por ti te mantendrá firme durante las dificultades que encuentres, como lo hace cada uno de nosotros. Tuyo, David Ben Gurión”.

Eso fue todo. Terminó y salió del escenario.

“No se diría que Ben-Gurion pudiera ser sentimental”, dijo en una entrevista años más tarde, “pero podía ser muy sentimental”.

Diez días después de la muerte de Ben-Gurion, Golda habló ante la Knesset en su memoria. Ella era Primera Ministra en ese momento y la mayor parte del discurso versó sobre su imagen pública. Pero al final, su tono se volvió más personal y habló del amigo cercano que había perdido, recuperado y vuelto a perder, esta vez para siempre:

“Honorable presidente [de la Knesset], con su permiso y el de los miembros de la Knesset, me gustaría decir algunas palabras personales durante un minuto. Me tocó conocer a Ben-Gurion en 1917, cuando él y su amigo, su buen y querido amigo Yitzhak Ben Zvi, que su memoria sea bendita, llegaron a los Estados Unidos… y ese fue mi destino durante todos mis años de la vida en el país, muchos de esos años, decisivos años, trabajar con él… Hubo mucha amistad, hubo un breve período de amargura, y doy gracias a Dios que en los últimos años hubo una absoluta y completa reconciliación. Y entre todas las cosas grabadas en mi corazón a favor de Ben-Gurion, quizás una de las más significativas, fue que después de la amarga rivalidad, ambos ganamos una amistad renovada y maravillosa”.

Fuente: https://blog.nli.org.il

Imagen: Una amistad cercana. Golda Meir y David Ben-Gurion conversando. Del Archivo de la Casa Ben-Gurion  IL-BTBG-PH-161

 

Mica Hersztenkraut

Author/Owner

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Presentamos aquí la introducción a la versión actualizada de “300 preguntas en…
Link: Leer o bajar el PDF del Mini Iom Iom 2024-03-07: D10,…
Cuarenta años de espera* Por Hernán Dobry La guerra de Malvinas es…

Artículos recientes y sugerencias

Por Ingrid Sarchman Abram León, cuyo verdadero nombre era Abraham Wajnstock, fue…
De Hebraica, para todos. “Esta batalla la peleamos todos los argentinos” Hoy…

La confusión entre "metas" y "perfección" parece, en mi opinión, caracterizar nuestra época.

¡Visita nuestro nuevo sitio beta (aún en desarrollo)... Veámoslo!

Ahora vas a ver la versión beta del nuevo sitio de Hebraica. No es la versión final y aún estamos haciendo muchos cambios. Si sos socio, por favor envianos cualquier comentario o sugerencia o error a socios@hebraica.org.ar - Ahora, clickea para ingresar al sitio.