“Los judíos estaban en estado de shock…” Una visión de la Kristallnacht

featured-41066

Informes y libros escritos por altos miembros del régimen nazi depositados en la Biblioteca Nacional de Israel revelan escalofriantes textos que describen “La noche de los cristales rotos” desde la perspectiva nazi…

Por Daniel Lipson

El 7 de noviembre de 1938, un joven judío que portaba una pistola entró en la embajada alemana en París. Allí, a las 9:30 am, le disparó al diplomático alemán Ernst vom Rath, hiriéndolo gravemente. Dijo que fue en venganza por el sufrimiento que los nazis habían infligido a su familia.

El tirador, Herschel Grynszpan, tenía solo 17 años. Su familia vivía en Alemania, pero eran ciudadanos polacos. Herschel había sido enviado a vivir con su tío y su tía en París, pero se mantuvo en contacto con sus padres, hermano y hermana. Después de que el régimen nazi expulsara a la familia junto con miles de otros judíos que eran ciudadanos de Polonia, se encontraron sin comida, sin ropa ni dinero en tierra de nadie: la región fronteriza germano-polaca.

Adolf Hitler y el ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels, fueron informados del asesinato media hora después del incidente. Se dieron cuenta de que este evento representaba una valiosa oportunidad. Adolf Eichmann, entonces jefe del Departamento Judío de las SS en Austria, ya había identificado la forma más efectiva de librar a Alemania de sus judíos mientras mantenía su dinero y activos en el país. En su opinión, las leyes antisemitas no fueron suficientes para lograr el objetivo porque muchos judíos estaban dispuestos a tolerarlas y permanecer en Alemania. Solo un acto severo y extremo de terrorismo organizado por el Estado podría hacer que huyeran mientras aún podían hacerlo.

Como ministro de propaganda, Goebbels era el hombre adecuado para manejar las consecuencias del incidente del asesinato en París. Sin embargo, esa mañana se apresuraba a tomar el tren a Munich, ya que las celebraciones del día conmemorativo del movimiento nazi se llevarían a cabo dos días después, en el aniversario del Beer Hall Putsch.

En su ausencia, Goebbels nombró a Wolfgang Diewerge, experto en propaganda antisemita y gran creyente de las conspiraciones judías, para dirigir la campaña. Diewerge tenía una amplia experiencia en el campo de la propaganda. En 1936, dirigió la campaña de propaganda contra el joven judío David Frankfurter, que había asesinado a Wilhelm Gustloff, el fundador de la rama suiza del movimiento nazi. Diewerge escribió dos libros sobre Frankfurter, publicados en 1936 y 1937 (Frankfurter finalmente llegaría a la Palestina del Mandato. Falleció en 1982 en Ramat-Gan, Israel, a la edad de 73 años).

Goebbels esperaba que Diewerge comercializara la historia del asesinato de Vom Rath como una conspiración judía mundial con el objetivo de socavar la paz entre Alemania y Francia, en la que Grynszpan era solo un peón. Diewerge fue llamado a servir como portavoz de los medios del Ministerio de Propaganda y asegurar titulares destacados en los periódicos a tal efecto. Además, Goebbels quería que Diewerge se asegurara de que los medios informaran que, si el herido Vom Rath moría, el pueblo alemán buscaría duras represalias. Esto allanó el camino para que Goebbels atizara las llamas y “sugiriera” un pogromo sin pedirlo explícitamente.

En la noche de ese amargo día 7 de noviembre, la Agencia Alemana de Noticias (DNB) envió las instrucciones detalladas de Diewerge a los medios alemanes. Entre otras cosas, se instruyó a los medios de comunicación para que no criticaran a las autoridades en Francia, e incluso se les aconsejó que usaran los panfletos de Diewerge como una fuente efectiva de propaganda.

Vom Rath murió dos días después del tiroteo. A las pocas horas de su muerte, en la noche del 9 de noviembre de 1938, estallaron pogromos contra los judíos de Alemania y Austria, y continuaron hasta el día siguiente, el 10 de noviembre. Al parecer, se trataba de disturbios espontáneos de las masas en respuesta al asesinato, pero en realidad, la violencia fue el resultado del bien engrasado sistema de propaganda nazi, que enardeció a las masas, incitando y alentando los brutales disturbios.

Los nazis llamaron al evento “Kristallnacht”, una frase que describe los cristales rotos de las ventanas de miles de tiendas y sinagogas judías, pero ignora por completo el asesinato de 400 judíos (según una estimación) y los 30.000 hombres judíos que fueron capturados y enviados. a los campos de concentración. Más judíos fueron asesinados o se suicidaron en los días siguientes.

La sólida actividad de propaganda de Diewerge, sin embargo, no terminó con su incitación a las multitudes antes de la Kristallnacht. Esto fue solo el comienzo. Se convirtió en un “experto” en Grynszpan y los efectos del asesinato de Vom Rath. Un año después del evento, Diewerge publicó un nuevo libro, Anschlag gegen den frieden: ein gelbbuch über Grünspan und seine helfershelfer(“La guerra contra la paz: un libro amarillo sobre Grynszpan y sus cómplices”). Diewerge contó con la ayuda de representantes extranjeros del movimiento nazi y la Gestapo para preparar el libro, que pretendía enfatizar la conexión entre el asesinato de Vom Rath y el supuesto deseo de los judíos del mundo de incitar a la guerra. El libro fue traducido al francés por el Foreign Office alemán y difundido en Francia con el objetivo de equilibrar la opinión pública frente a las numerosas publicaciones antinazis que estaban emitiendo las organizaciones judías.

El libro de Diewerge contiene capítulos sobre la vida judía en Alemania, las reacciones judías al asesinato y la Kristallnacht. Gran parte del libro está dedicado a los preparativos para el juicio de Grynszpan (que finalmente no se llevó a cabo), el sistema legal francés, así como las afirmaciones alemanas de una conspiración judía. Diewerge intentó resaltar la conexión de la judería mundial con el asesinato, incluso escribiendo sobre el precio que, en su opinión, debería haberse extraído como retribución.

La Biblioteca Nacional de Israel posee varios ejemplares del libro. Uno de ellos lleva estampado el sello de las SS-Verfügungstruppe, el brazo militar del movimiento nazi, que luego se convirtió en las Waffen-SS. Además del sello, hay una dedicatoria al oficial de las SS Gustav Adolf Pogalschnigg de la Navidad de 1940.

Otro vistazo fascinante a los eventos de la Kristallnacht desde una perspectiva nazi proviene del archivo del conocido cazador de nazis Tuvia Friedman (1922-2011). Friedman, que sobrevivió al Holocausto, se unió a la policía polaca en 1945, donde se desempeñó como detective encargado de localizar, capturar e interrogar a los nazis. Más tarde continuó su trabajo en Viena, donde jugó un papel decisivo en el arresto de muchos criminales de guerra y, en el camino, recopiló una gran cantidad de material de archivo que ayudó en la localización y enjuiciamiento de otros.

Uno de los documentos que Friedman donó a la Biblioteca Nacional de Israel es un Stimmungsberichte, un informe escrito en Viena el 10 de noviembre de 1938, es decir, durante o inmediatamente después de los eventos de la Kristallnacht. La Gestapo y el SD redactaron estos informes bastante objetivos, que describían los sentimientos de la gente y el ambiente en las calles en torno a los acontecimientos o decisiones del gobierno, con el objetivo de permitir a las autoridades nazis una visión realista de la situación sobre el terreno. A Herman Goering, uno de los líderes del régimen nazi, no le gustó este enfoque y ya en 1936 ordenó a la Gestapo que dejara de escribirlos. Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, el SD continuó investigando y publicando informes sobre el sentimiento público.

La Stimmungsberichteen pertenciente a la colección de la Biblioteca describe lo que sucedió en Viena en la Kristallnacht. En el informe, el oficial SD del distrito escribe que los judíos fueron sacados de sus hogares, y algunos también fueron arrestados. Se recogieron los bienes de las tiendas propiedad de judíos. Los judíos estaban completamente conmocionados y ni siquiera intentaron hacer valer sus derechos. Es probable que también estuvieran enojados con Grynszpan por lo que había hecho. Los miembros del movimiento nazi participaron en los disturbios, pero no usaron uniformes ni símbolos nazis para encubrir el hecho de que estaban detrás de ellos. Sorprendentemente, la mayoría de la población se opuso a los disturbios contra los judíos y algunos alzaron la voz contra el pogromo. La condena no procedía del amor de los ciudadanos vieneses por los judíos, sino del miedo a la violencia y a la anarquía, y del respeto a la ley. Según el autor del informe, los vieneses eran de buen corazón y no les gustaban las sorpresas de este tipo. El oficial también señaló algunas conclusiones de la Kristallnacht: que se deberían haber hecho preparativos más avanzados y que una mejor propaganda podría haber mejorado la disposición del pueblo vienés a participar en los disturbios contra los judíos.

El propio Grynszpan fue encarcelado en Francia. Con el estallido de la guerra, fue trasladado al sur de Francia e incluso se le dio la oportunidad de huir de las fuerzas alemanas que se acercaban. Sin embargo, insistió en permanecer bajo custodia francesa hasta que en julio de 1940 fue transferido a la Gestapo por el régimen de Vichy.

Grynszpan no fue ejecutado. Hitler y Goebbels querían usar la tarjeta que había caído en sus manos, planeando un juicio espectáculo para Grynszpan que demostraría al mundo las intenciones destructivas de los judíos del mundo. Diewerge y un jurista nazi llamado Friedrich Grimm estuvieron a cargo de los preparativos y la propaganda del juicio. Después de muchas demoras, el proceso se pospuso indefinidamente en mayo de 1942. A pesar de los rumores en sentido contrario, Herschel Grynszpan aparentemente fue asesinado en el verano u otoño de 1942.

Grynszpan lamentó que sus acciones hayan llevado al asesinato de cientos, así como a la destrucción masiva de propiedades en la Kristallnacht. Y, sin embargo, algunos lo consideran responsable del rescate de unos 80.000 judíos que, a causa de estos hechos, se dieron cuenta de que ya no estaban seguros en Alemania e hicieron heroicos esfuerzos para huir, mientras aún podían.

https://blog.nli.org.il/en/kristallnacht_perspective/

 

Mica Hersztenkraut

Author/Owner

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Presentamos aquí la introducción a la versión actualizada de “300 preguntas en…
Link: Leer o bajar el PDF del Mini Iom Iom 2024-03-07: D10,…
Cuarenta años de espera* Por Hernán Dobry La guerra de Malvinas es…

Artículos recientes y sugerencias

A cargo de Gabriel Ben TasgalModera: Marcelo Birmajer
Es un acontecimiento para nuestra biblioteca haber recibido el archivo personal de…

La confusión entre "metas" y "perfección" parece, en mi opinión, caracterizar nuestra época.

¡Visita nuestro nuevo sitio beta (aún en desarrollo)... Veámoslo!

Ahora vas a ver la versión beta del nuevo sitio de Hebraica. No es la versión final y aún estamos haciendo muchos cambios. Si sos socio, por favor envianos cualquier comentario o sugerencia o error a socios@hebraica.org.ar - Ahora, clickea para ingresar al sitio.