Rut la moabita: la mujer más hermosa que jamás hayas visto

featured-40902

Por Karen Haber

El Libro de Rut es una historia bíblica extraordinaria. En su centro está la valiente amistad entre dos mujeres que conduce a la fundación de la dinastía davídica, y una heroína cuyos rasgos de carácter la convirtieron en un símbolo eterno de belleza.

Entre las cientos de historias que aparecen en la Biblia hebrea, el relato que se desarrolla en el Libro de Rut está imbuido de un espíritu único, fresco y de una originalidad sin igual. Es una historia desprovista de figuras masculinas heroicas o villanas, sin pecado ni castigo, sin guerra ni paz. Es una historia de la vida misma plasmada en las figuras de dos protagonistas femeninas: Rut y Naomi. La Biblia dedica muy poco espacio a las historias de mujeres, y pocas figuras femeninas reciben un libro completo. Algunas mujeres en la Biblia ni siquiera son mencionadas por su nombre, y aquellas que lo son tienden a enfatizar su apariencia externa. Rut es una excepción.

Rut es una heroína cuyas acciones definen su carácter: su devoción por su suegra Naomi, quien no puede ofrecerle nada más que compañía; su voluntad de dejar atrás su vida familiar y mudarse a un país extranjero, sin dinero, propiedad o seguridad; su modestia, ingenio y la valiente y subestimada amistad entre la joven viuda extranjera y su suegra. Todos estos factores hacen de Rut una bella figura, sin que sepamos nada de su aspecto físico.

Estos rasgos explican por qué Rut cautivó la imaginación de tantos artistas y, a menudo, sirvió como modelo de belleza femenina en pinturas de escenas bíblicas, particularmente durante la era romántica. Por lo tanto, no sorprende que una serie de postales publicadas por la editorial “Lebanon” a fines del siglo XIX y principios del XX incluya una serie de maravillosas reproducciones de obras de arte que representan escenas del Libro de Rut.

Una leyenda bíblica: Dos mujeres contra viento y marea

Rut no es una heroína clásica. Es una figura al margen de la sociedad: extranjera, viuda y pobre. Pero, como en un cuento de hadas, su historia no solo termina con un feliz matrimonio con un hombre respetable, miembro del pueblo elegido, sino que también es recompensada: su linaje establece la dinastía real del rey David. Este éxito no debe darse por sentado en el mundo patriarcal de la Biblia. De hecho, una historia tan positiva que trata sobre la relación entre dos mujeres -Rut y Naomi – es única en el panorama literario de la Biblia.

En apenas cuatro capítulos, el autor bíblico del Libro de Rut logra crear la imagen de un mundo completo para las heroínas de la historia, esbozando una relación delicada y amorosa, que, contra viento y marea, cambia destinos, y para bien. El breve diálogo del primer capítulo entre Naomi y sus nueras viudas, Orfa y Rut, prepara el escenario para una trama mucho más amplia.

Naomi pide virtuosamente a sus nueras que regresen a su comunidad para reconstruir sus vidas. Sin embargo, Rut elige compartir el destino de su suegra a pesar de las muchas dificultades, ofreciendo una fuerte declaración de amor:

“No me ruegues que te deje, y que regrese de seguirte; porque a donde tú vayas, yo iré; y donde tú te alojes, yo me alojaré; tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios; donde tú mueras, yo moriré, y allí seré sepultada; Así me haga Jehová, y aun me añada, si algo sino la muerte nos separe a ti y a mí” (Libro de Rut 1: 16–17).

 

Los lectores aprenden sobre sus dificultades solo tácitamente a partir de la historia. En su momento más vulnerable, Rut y Naomi encuentran una solución inteligente que se basa en sus respectivos talentos. En un esfuerzo por salvar a su suegra de morir de hambre, Rut va a los campos a recoger los tallos de trigo que arrojan los segadores. Mientras tanto, Naomi, que no se une a Rut en el campo, usa su sentido práctico para idear un plan para salvar a su valiente nuera. El cuidado mutuo y la capacidad de escucharse son las claves de su alianza. Sabiendo que una mujer joven e impresionante como Rut llama la atención, Naomi crea las condiciones para una solución al predicamento de su nuera, que en el mundo bíblico es el matrimonio y el estatus.

En la siguiente parte de la historia, se esconde más de lo que se revela. El autor bíblico deja cosas aparentemente inocentes en la superficie. Sin embargo, al colocar la escena en el tiempo de la noche y usar un lenguaje repleto de verbos que tienen un significado sexual secundario, construye una tensión sexual palpable. Nunca sabremos qué pasó esa noche entre Rut y Boaz en el piso de la trilla, pero la historia termina felizmente: Boaz redime a la pobre extranjera Rut y su matrimonio la convierte en una mujer rica y respetable. Con el nacimiento del hijo de la pareja, Obed, Naomi también es recompensada. Se convierte en abuela, un papel que casi le fue negado. La dinastía davídica se estableció gracias a estas dos mujeres y su historia está consagrada en el Libro de los Libros.

Una asociación femenina audaz y pionera

Puede que el feminismo revolucionario del Libro de Rut no haya hecho añicos ningún techo de cristal, pero hizo algunas abolladuras. Al final, el destino de Rut y Naomi fue cambiado por las acciones de los hombres. Sin embargo, esas acciones fueron moldeadas cuidadosamente por la instigación y la guía femenina reflexiva. También se puede encontrar en la historia una ambivalencia familiar de la era moderna: las mujeres como la principal fuerza motriz en los espacios privados y los hombres que dominan la arena pública, mientras se benefician de mayores privilegios.

Los primeros tres capítulos describen una hermandad emprendedora y valiente de dos mujeres únicas. Rut es asertiva, independiente y leal a Naomi. Actúa con modestia y con total confianza en la sabiduría de su mayor. En recompensa a su lealtad y bondad, la sabia Naomi guía la vida de la joven para asegurar su futuro bienestar. Naomi y Rut demuestran una autonomía y sabiduría femenina que no se describen en ninguna otra parte de la Biblia. Juntas actúan en beneficio propio dentro de las convenciones sociales de la época y sin comprometer su reputación.

Esta cooperación y reciprocidad da poder a las que no tienen poder. En un mundo duro con límites rígidos, esta asociación logra cambiar el destino, no a través de la belleza física o la astucia, sino a través del coraje, la empatía y el apoyo mutuo. Juntas logran un resultado óptimo, que de otro modo no se habría materializado. Esta es una historia inspiradora sobre las mujeres en un mundo de hombres y sobre cómo el carácter, la amistad y el amor de las mujeres han cambiado los destinos a lo largo de los siglos, desde los tiempos bíblicos hasta el día de hoy.

 

Imagen: Rut y Boaz, reproducción de una obra del artista francés Henri Frédéric Schopin, publicada en forma de postal por la editorial de Líbano, la Colección de Postales de la Biblioteca Nacional de Israel.

Fuente: blog.nli.org.il

Mica Hersztenkraut

Author/Owner

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Nuestro boletín semanal, recargado. Link: Leer o bajar el PDF del Mini…
Por Miryam Zakheim Ella era “sólo una chica de Milwaukee” cuando él…
Cuarenta años de espera* Por Hernán Dobry La guerra de Malvinas es…

Artículos recientes y sugerencias

Por el Rab. Claudio Jodorkovsky Basado en un dvar Torá del Rabino…
El vitraux de Luis Seoane está ubicado en el hall del Teatro…

La confusión entre "metas" y "perfección" parece, en mi opinión, caracterizar nuestra época.

¡Visita nuestro nuevo sitio beta (aún en desarrollo)... Veámoslo!

Ahora vas a ver la versión beta del nuevo sitio de Hebraica. No es la versión final y aún estamos haciendo muchos cambios. Si sos socio, por favor envianos cualquier comentario o sugerencia o error a socios@hebraica.org.ar - Ahora, clickea para ingresar al sitio.