Bob Dylan cumple 80 años

featured-40618

Secretos y curiosidades del “Juglar de Duluth”   por Roberto Zadik   

No muchos logran ser tan famosos e indescifrables al mismo tiempo, pero aparentemente el “compositor por excelencia” Bob Dylan parece haberlo logrado a la perfección. El 24 de mayo cumplió 80 años y aunque mucho se ha dicho y escrito sobre este personaje en sus sesenta años de carrera -desde 1961 hasta la actualidad- no se sabe mucho de su relación con el judaísmo. ¿Cuál es la identidad judía de Bob Dylan (nombre hebreo Zushe ben Avraham)? ¿Hay alguna referencia a este tema en sus canciones? Dos artículos realmente interesantes parecen revelar varios detalles inéditos. En primer lugar, el que apareció hace unos años, el 12 de mayo de 2016 en la web aish.com que cuenta los antecedentes familiares y el “lado judío”. Nacido como Robert Zimmerman el 24 de mayo de 1941 en Duluth, un pueblo anónimo de Minnesota, vivió una relación nada fácil con su familia de origen lituano-ucraniano, se escapó de casa varias veces y, como señala el sitio web, ” siempre fue muy reacio a identificarse públicamente como judío”.

Aunque provenía de un entorno bastante observador y había asistido al campamento religioso de verano de Camp Herzl, después de haber hecho el Bar Mitzvah en la ciudad de Hibbing, donde se mudó con sus padres, el cantautor estadounidense siempre mostró considerable desgana por su privacidad y especialmente su forma de vivir la religiosidad. Pese a ello, existen varios cánticos en los que, aunque faltan declaraciones explícitas de judaísmo, abundan las referencias al judaísmo que revelan cierto conocimiento de la Biblia y una búsqueda espiritual atormentada pero continua. Idealista, culto y extremadamente temperamental e impredecible, a los 19 años comenzó su brillante carrera con canciones de fuerte vena folk a lo Pete Seeger y Woody Guthrie, como lo demuestran los tres primeros álbumes. Pero en algún momento, a partir de 1964, Dylan lo cambió todo, desde el género musical hasta la forma de cantar. De repente traicionó a sus fans con un inesperado giro de rock psicodélico del que nacieron obras maestras como el disco doble Blonde on Blonde y  Higway 61 Revisited , en el que se encuentran las primeras citas bíblicas de su vasto repertorio. Fundamental para su relación con el judaísmo es su matrimonio con Sarah Shira Lowndes Noznisky de una familia judía polaca, con quien tuvo cuatro hijos.

Canciones “judías” de Bob Dylan 

El mismo artículo en aish.com ahonda efectivamente en qué canciones contienen temas judíos y referencias más o menos explícitas al judaísmo. Entre estos, tras los inicios en pleno estilo folk como Blowin in the wind, que en su canto parece casi un lamento, o el profético Los tiempos son un cambio, las primeras claras referencias judías se encuentran en la pieza rítmica Highway 61 que da título del álbum homónimo, que pasó a la historia por clásicos como Like a Rolling Stone. Volviendo al pasaje de la Carretera 61, se caracteriza por una tendencia rítmica y cautivadora y por un texto penetrante que comienza con el episodio bíblico del Sacrificio de Isaac, releído en la típica tonalidad irónica y surrealista que caracteriza a varios de los textos de Dylan. “Y Dios le dijo a Abraham que matara a tu hijo” este es el comienzo que posteriormente continúa en la narración del episodio de la Torá hasta el sorprendente final en el que el Señor ordena “debes sacrificarlo ahí fuera en la carretera 61”.

La referencia según myjewishlearning.com también podría estar dirigida, además del patriarca bíblico, también a su padre que, casualmente, fue apodado Abraham con el diminutivo Abe por amigos y familiares. Aún en el tema de las citas religiosas, un año después, en 1967, el cantautor de 26 años produce uno de sus mayores éxitos como el salvaje All along the watchtower rehecho un año después por su amigo Jimi Hendrix. En esa letra el autor cita al profeta Isaías y su predicción de la caída de Babilonia, reescribiendo varios contenidos con su habitual estilo irreverente y simbólico.

Tras estos dos temas “judíos”, tendremos que esperar unos años, hasta 1975 cuando cantó la dolorosa y espléndida Forever Young, una composición en la que las frases citan desde la Bendición Sacerdotal a los sueños del patriarca Jacob. Rastros de judaísmo también en el álbum Freewhelin de 1963 en el que, entre las canciones, Dylan en un momento bromea “esta es una melodía que aprendí en Utah” y comienza a cantar Hava Nagila y el video de la canción Subterranean Homesick Blues en el que detrás de él está el gran poeta de la Generación Beat, Allen Ginsberg, también de origen judío ruso, quien, vestido de religioso, hojea la letra de la canción mientras el músico canta. Estos son solo algunos ejemplos del judaísmo oculto pero presente de este autor que, sin embargo, con la imprevisibilidad habitual, en 1978 se convirtió al cristianismo evangélico y luego volvió al judaísmo.

En la década de 1980, su regreso y su supuesta cercanía al Movimiento Jabad son la base del enérgico Neiborghood Bully en el que alude a su identidad judía y su apego a Israel. Según el artículo, parece que se hizo amigo de varios rabinos como Rav Shlomo Freifeld y participó en una serie de reuniones y oraciones de Jabad cuando pasaba por Nueva York, revelando cierto apego a sus raíces judías y al mundo religioso, aunque su relación con el judaísmo siempre ha sido muy complicada y reservada.

En sus canciones y en su personalidad conviven vívidamente la identidad estadounidense y judía , como lo demuestra la convivencia entre los aspectos socioculturales del Midwest norteamericano de donde proviene, con la temática religiosa, bíblica y ética de varias de sus canciones que lo transformaron en el primer verdadero cantautor de la historia de la música, pionero de ese género introspectivo y reflexivo que habría influido enormemente en otros autores a medio camino entre la poesía y la música, desde Leonard Cohen, a Jason Donovan y Francesco De Gregori.

Lo que se sabe del judío Bob Dylan 

Muy enigmático e intenso, este cantautor no reveló casi nada sobre su religiosidad, ni siquiera declaró su pertenencia al judaísmo en las pocas y fatigosas entrevistas que concedió. Sin embargo, un artículo de 2012 publicado en el sitio web de The Guardian revela algunos detalles interesantes con motivo del lanzamiento del álbum The Tempest. El texto contiene unas declaraciones muy singulares del cantautor, desde el inicio de su carrera artística hasta la actualidad. ¿Algunos ejemplos? En 1965 declaró ante la prensa, con quien siempre tuvo una relación conflictiva, por decir lo mínimo, “No creo en ninguna religión o filosofía”. La entrevista más densa, sin embargo, fue la de 1976 en la que un periodista de la televisión estadounidense Guide habló extensamente con él sobre su visita a Israel en 1971 y su interés por el judaísmo. El cantautor usualmente tímido se dejó llevar diciendo: “Estoy muy interesado en lo que representa un judío y quién es. Los judíos son semitas —continuó— como babilonios, hititas, árabes, sirios y etíopes; a diferencia de estos pueblos, somos diferentes porque mucha gente nos odia. Hay algo que es difícil de explicar sobre esto”. En esta entrevista, sin embargo, a pesar de su confidencialidad, mostró un marcado interés en lo Divino. “Veo la creación Divina en todas partes – declaró en la misma conversación – y la forma más elevada de canto es la oración”. La entrevista del sitio web journey.uscj.org con su amigo de la infancia de Dylan, Louie Kemp, también es realmente interesante, quien conocido por el cantautor en 1953 en el campamento religioso de Camp Herzl, permaneció cerca de él durante toda su vida. Vivieron muchas anécdotas juntos, nacieron en el mismo lugar y en la misma realidad provinciana judía americana y a pesar de varios malentendidos siempre se mantuvieron muy unidos. Aparentemente fue Kemp quien, volviéndose ortodoxo, devolvió a Dylan a sus raíces judías durante los años de conversión. “Mi misión era señalar que él siempre había sido educado en el judaísmo – recordó – así que le presenté al rabino Friedman con quien había estudiado. Le presenté a varios rabinos que poco a poco fueron fortaleciendo su fe”.

Fuente: Bet Magazine Mosaico

Mica Hersztenkraut

Author/Owner

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Link: Leer o bajar el PDF del Mini Iom Iom 2024-03-07: D10,…
Presentamos aquí la introducción a la versión actualizada de “300 preguntas en…
Cuarenta años de espera* Por Hernán Dobry La guerra de Malvinas es…

Artículos recientes y sugerencias

Por Rachael Turkienicz Los Libros Primero  y Segundo de Macabeos contienen los relatos más detallados de…
Realizada por el CIMO La reflexión sobre Yom Hashoá es paradojal. La…

La confusión entre "metas" y "perfección" parece, en mi opinión, caracterizar nuestra época.

¡Visita nuestro nuevo sitio beta (aún en desarrollo)... Veámoslo!

Ahora vas a ver la versión beta del nuevo sitio de Hebraica. No es la versión final y aún estamos haciendo muchos cambios. Si sos socio, por favor envianos cualquier comentario o sugerencia o error a socios@hebraica.org.ar - Ahora, clickea para ingresar al sitio.