“No seré feliz pero tengo rabino”

featured-41368

Cuando la poesía y el humor ayudan a procesar el duelo

Por Fernando Pagano

La ganadora del Storni de Poesía 2021 Daniela Ema Aguinsky lidia con la muerte y busca el sentido de la vida en su nuevo libro, “Aieka”, que se traduce del hebreo como “¿dónde estás?”, la primera pregunta que Dios le hace a Adán.

“A los cementerios judíos / se entra por un lado / y se sale por otro. / Si venía la vida por un camino / ahora toma un desvío”, escribe la joven poeta argentina Daniela Ema Aguinsky en su nuevo libro, Aieka.

En 2021, la autora ganó el Segundo Premio Nacional de Poesía Storni por su debut Terapia con animales, pero prefirió no descansar en los laureles y, desde entonces, ha publicado Amante japonés, editado por Eloísa Cartonera, y ahora este, publicado por Paisanita Editora, cuyo título se traduce del hebreo como “¿Dónde estás?”.

“La pregunta que Dios le hace a Adán. La primera vez que Dios habla. Y no porque no sepa dónde está el hombre, es para que el hombre se pregunte y decida dónde está”, cuenta sobre su significado la poeta en la contratapa, que puede leerse como un epílogo o una conclusión (sabia decisión de la editorial la de poner ese texto al final y no al comienzo, como se estila hoy en día en poesía, donde prólogos muchas veces innecesarios conducen la lectura y fuerzan al lector por un camino que se contradice con la curiosidad a ciegas que tan bien le sienta a este género).

Como en sus libros anteriores, Aguinsky logra en Aieka insuflar la poesía de humor para arrebatarle su vetusta solemnidad. ¿Puede haber humor en la muerte? ¿Se puede lidiar con la pérdida y el duelo gracias a la risa? ¿No es el humor, después de todo, otra forma de trabajar el lenguaje, una acaso tan fina, difícil y transformadora de la realidad como la poesía?

“Mi rabino decía / la vida no tiene sentido / una le da sentido a la vida. / Después murió”, escribe en uno de los poemas que recuerda a otro suyo, uno que ejemplifica a la perfección el humor poético de Aguinsky: “No seré feliz pero tengo rabino”. Y agrega en el texto final: “Uno está donde está la cabeza, decía mi rabino. ¿Dónde tengo la cabeza entonces, ahora que me quedé sin rabino, sin abuela, sin vajilla?”. ¿Qué queda de esa felicidad ahora que su fuente se secó?

La muerte permea los versos de Aieka del mismo modo que su visión del mundo -la de una mujer joven en las antípodas de la primacía patriarcal del judaísmo ortodoxo- se cuela “por los agujeritos de la mejitzá”, esa división que se hace en las sinagogas para separar hombres y mujeres. Pero, más que una serie de quejas literales, de esas que podrían agobiar a la segunda o tercera estrofa, Aguinsky toma las riendas de ese mundo desigual que denuncia y lo encausa a gusto:

“Que vengan los cabalistas / los estudiantes de Talmud / voy a desplegarme sobre la mesa, / una escritura sagrada. / Desnúdenme con cuidado / rastreen los indicios / discutan el estado original / de esta mujer borrada”.

Los poemas de Daniela Ema Aguinsky pasan por el cuerpo. Sus palabras atraviesan la carne y la usan como prisma para reflejar y amplificar su luz, no sin antes transformarla. En Aieka no hay respuestas: las preguntas traen consigo más preguntas, como si cuando Dios abandona su mutismo para cuestionar a Adán con su “¿dónde estás?”, este le respondiera: “¿estoy?”.

“Nos dejaron sueltas / en el paraíso / es resbaloso”, escribe la poeta. A ella, sin embargo, no es Dios el que le hace esa pregunta que, de todos modos, tampoco responde, aumentando como un eco en el lector esa duda que, gracias tanto al humor como a la poesía, lleva indefectiblemente al pensamiento: “La cabeza de pescado / en la mesa de Rosh Hashaná / me mira sin pestañear y pregunta / ¿Aieka?”.

Poemas de “Aieka”, de Daniela Ema Aguinsky

La foto de mi abuela el día de su casamiento

Sé que no lo deseabas

pero lo hiciste.

El buen chico judío asignado

no resultó

tan buen chico.

Pasé tu edad

no me casé con el mío.

Lo dejé ir lejos

una noche de luna

en la terraza

tomó mi mano y dijo

no me gustan las chicas

con las uñas pintadas.

Las mías

eran rojas

y dejaban marcas

en las paredes de su intestino.

A veces recuerdo al goy

de la fábrica de máquinas de coser

gritaba tu nombre

en la cueva privada de su boca.

Alegre

soprano de interiores

fósforo

en una caja húmeda

durante un corte de luz

vos empezás a irte

yo recién estoy llegando.

***

Palimpsesto

Me tiré ácido

me raspé la piel

me escribí encima.

Abajo quedaron huellas

los textos que no llegaron

al canon de mi existencia.

Que vengan los cabalistas

los estudiantes del Talmud

voy a desplegarme sobre la mesa,

una escritura sagrada.

Desnúdenme con cuidado

rastreen los indicios

discutan el estado original

de esta mujer borrada.

***

La cabeza de pescado

en la mesa de Rosh Hashaná

me mira sin pestañear y pregunta

Aieka?

***

A los cementerios judíos

se entra por un lado

y se sale por otro.

Si venía la vida por un camino

ahora toma un desvío.

 

Daniela Ema Aguinsky

Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1993. Se formó en cine, letras y periodismo. Fue redactora de Espectáculos en el diario Clarín y dirigió los cortos La guardia virtual, Huracán Berta y Mumblewhore, entre otros. En 2021 recibió el Segundo Premio Nacional de Poesía Storni por Terapia con animales, publicado en Argentina, México y España. Escribió los libros AiekaAmante japonés Terapia con animales, y tradujo a la poeta norteamericana Ellen Bass.

Fuente: https://www.infobae.com/

 

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Nuestro boletín semanal, recargado.
Por Ethel Barylka Los Diez Días de Teshuvá que van desde Rosh…
En un nuevo capítulo de nuestra serie de “pequeñas victorias” para mejorar la “Atención al Socio” en Hebraica, Marina Dodero (la nueva coordinadora del Departamento) acaba de anunciar tres pequeños cambios adicionales a la reapertura de nuestra antigua oficina en la Sede Pilar.

Artículos recientes y sugerencias

Si bien la historia del éxodo fue relatada de generación en generación durante más de 3.500 años, la copia más antigua de la Hagadá que se lee hoy en día tiene 850 años y fue encontrada entre una cantidad de libros judíos, pergaminos y papeles descartados en El Cairo.
El Circuito de Running Macabeo es un circuito de carreras que se hacen en distintos clubes, como Hebraica, Cissab, Macabi, Círculo, Hacoaj ,y se hacen a beneficio de alguna fundación que requiera ayuda, como Hatzlalah, Ory, etc.