No mirar para otro lado

featured-43498

Por Romina Markdorf*

En momentos cruciales del mundo, hay individuos que se comprometen y se niegan a desviar la mirada. La sensación de no estar solo, de contar con el apoyo de otros, es un poderoso estímulo. A pesar de los riesgos inherentes, aquellos que son capaces de ofrecer ayuda generan actos positivos incluso en medio de la guerra.

Esta es la historia de Gino Bartali que no miró para otro lado, que se comprometió y arriesgó al ver lo que sucedía. Nació el 8 de julio de 1914, Ponte a Ema, Italia. Fue campeón de ciclismo de carretera, ganador del Giro d’Italia, una carrera de múltiples etapas, tres veces en 1936, 1937 y 1946 y dos veces del Tour de France en 1938 y 1948. Esto lo llevó a la fama en Italia.

Cuando los alemanes ocuparon ese país en septiembre de 1943, Gino comenzó a cumplir un papel fundamental en el rescate de judíos en el marco de una red iniciada por el arzobispo Dalla Costa y el rabino Nathan Cassuto, pasó a ser un mensajero de la resistencia. Era conocido por entrenar mucho y hacer largas distancias, esto lo ayudó a trasladar documentos falsos en el manubrio y el asiento de su bicicleta para familias judías que se escondían en casas y conventos de toda la región. Cuando era detenido y registrado pedía expresamente que su bicicleta no fuera tocada dado que sus diferentes componentes estaban cuidadosamente calibrados para adquirir una máxima velocidad. Así, entre 1943 y 1944, recorrió el campo de la Italia central ocupada por los alemanes, arriesgándose y justificándose en que estaba entrenando para las carreras. También ocultaba en el sótano de la vivienda contigua a la suya a una familia judía, los Goldenberg.

Finalizada la guerra nunca habló de su rol y su heroísmo. Después de su fallecimiento el 5 de mayo del 2000 su hija, Andrea, fue quien contó lo que había hecho su padre y Yad Vashem en 2013 le otorgó el título Justo entre las Naciones.

En homenaje a su recorrido, el 20 de marzo de 2016, el equipo ciclista profesionales de Israel hizo un viaje de homenaje para hacer la ruta principal que tomaba Bartali.

Gino fue una persona que no se quedó en su lugar, que se arriesgó al ver que lo que estaba pasando no estaba bien. Hoy ante el crecimiento del antisemitismo luego del 7 de octubre 2023, debemos buscar a este tipo de personas que hacen un mundo mejor.

*Romina Markdorf es docente, fundadora del Proyecto Voces junto a Tomás Mojo. Recientemente premiada por la DAIA por su colaboración en la formación y desarrollo de programas sobre Shoá, Diversidad e Inclusión.

Mica Hersztenkraut

Author/Owner

Categorías

Artículos populares

La mesa de roble extrañaba su lugar. Había sido fabricada para reinar…
Clases de golf para todas las edades y con actividades especiales cada…
RIKUDIM Adolescentes y Adultos

Artículos recientes y sugerencias

La muestra de Hebraica que entró a los libros de historia[1] por…
Nota de Opinión del CIMO (escrita por Brian Frojmowicz) sobre Iom Hazikarón…

La confusión entre "metas" y "perfección" parece, en mi opinión, caracterizar nuestra época.

¡Visita nuestro nuevo sitio beta (aún en desarrollo)... Veámoslo!

Ahora vas a ver la versión beta del nuevo sitio de Hebraica. No es la versión final y aún estamos haciendo muchos cambios. Si sos socio, por favor envianos cualquier comentario o sugerencia o error a socios@hebraica.org.ar - Ahora, clickea para ingresar al sitio.