Hedy Crilla, maestra de actores

featured-42631

En 1940, la actriz judeo-austríaca Hedwig Schlichter llegó a la Argentina huyendo del nazismo y dejando atrás una promisoria carrera en el cine y teatros europeos. Debido a su fuerte acento, no logró retomar su profesión por lo que recomenzó como Hedy Crilla, convirtiéndose en una de las maestras más importantes del arte de la representación en el país y fundando en la Sociedad Hebraica Argentina la Escuela de Arte Dramático. Dio clases por 40 años y, desarrollando su propia versión del Método de Stanislavski, sus enseñanzas revolucionaron la actuación, pasando de la declamación a un actor vivo en escena. Formó a una inmensa cantidad de actores, directores y maestros, como Alezzo, Fernandes, Gandolfo, Federico Luppi, Lito Cruz, entre muchos otros, quienes propagaron su legado transformando para siempre la historia del teatro argentino e iberoamericano. Sin embargo, la tarea crucial de esta extraordinaria mujer ha sido hoy olvidada. Este documental se propone recuperar su figura y su fundamental trabajo: maestra de actores, maestra de maestros.

 

Palabras de la directora Luciana Murujosa sobre el film

Mi relación con el teatro es bastante peculiar. Tomé mi primera clase a los 6 años en un taller de la escuela primaria: fue un desastre. No volví más hasta el último año del colegio secundario. Por algún motivo quise volver a intentarlo y a partir de ahí no paré. Hice toda la escuela en Timbre 4 y al cabo de cinco años llegué, casualidades mediante, al estudio de Agustín Alezzo. En las clases, esporádicamente aparecía la figura de esa señora con la que él había estudiado: “la Crilla”. Cada bocado sobre ella me maravillaba, hasta que llegué a entender la importancia que había tenido esa mujer en su vida, en su formación y en la de tantos otros, por no decir en todos nosotros. Sentí que ella era un árbol y al mismo tiempo una semilla. Sus alumnos dieron alumnos que dieron alumnos. E inmediatamente me di cuenta que en los años que había estado en el medio teatral nunca había escuchado su nombre. Era imperante sacarlo a la luz. Me sentí en la necesidad de hacer un documental sobre este personaje crucial aprovechando a quienes la conocieron íntimamente. Encontré que no sólo su legado era inmenso sino también su propia historia de vida. Y qué mejor que una vida de teatro como excusa para hablar sobre lo que es actuar. El ritual en la preparación, la búsqueda de la conexión con el compañero, el permitirse estar tan permeable para que la mirada del otro logre penetrarte y afectarte de una forma tan real que la escena verdaderamente suceda y se produzca ese pequeño milagro. La Crilla guió el camino de lo que para mí sigue siendo un misterio: cómo lograr que una escena esté viva.

La historia y la tarea de Hedy Crilla es tan grande como invisible. Este film no es solo una biopic: es el rescate de una mujer crucial que ha quedado en el anonimato. Es un homenaje a ella y a sus discípulos que fueron el origen de nuestra forma de actuar. Es una historia particular y a la vez universal, donde la disciplina, la pasión y el amor dan forma a una película de visión obligatoria para el mundo teatral y que aportará sentido al público general.

El documental se proyectó en sede Pilar y en sede Sarmiento con la presencia de la realizadora.

Mica Hersztenkraut maneja todas las comunicaciones de Hebraica.

Categorías

Artículos populares

Por Romina Markdorf* En momentos cruciales del mundo, hay individuos que se…
El pasado viernes por la noche, el Restó Golf vivió una transformación: estaba radiante, vibrante y rebosante con una actividad emocionante y única: un Kabalat Shabat Masorti autogestionado por socios.
Nuestro boletín semanal, recargado.

Artículos recientes y sugerencias

Nuestro boletín semanal, recargado.
¡Juntos es posible! Uniendo voluntades, lanzamos “Voluntariado SHA”. Una nueva iniciativa de y para socios.